domingo, 4 de septiembre de 2016

Blog: Algunas cosas son para siempre, incluyendo lo que compartes en Internet.

Hola a todos, es un gusto estar de vuelta en este espacio donde espero comentar algunas de mis ocurrencias o mi punto de vista en cuanto a casos y cosas de las cuales estoy facultado para hablar.

He estado esperando algún buen tema con el cual regresar y dejé muchos temas de los cuales soy experto, como la nueva trilogía de Star Wars, Batman vs. Superman, entre otros temas geeky que me mueven el tapete.

Finalmente decidí iniciar la semana con nada y simplemente resumir la publicación de mis cómics y otras cosas y ver que sucedía, pero entonces a inicios de esta semana todos nos enteramos del fallecimiento de Juan Gabriel y mientras el mundo reaccionó de de diferentes maneras, el Internet se plagó en cuestión de minutos de memes y publicaciones que, mientras uno que otro fue ingenioso, muchos otros rayaron en el mal gusto.


Hay dos temas que se me ocurren de aquí el primero; el primero es la misma cuestión de los memes, pero de eso será un tema para después; el segundo que me parece más interesante de momento, es la aparente capacidad de volvernos insensibles al interactuar con otras personas a través de una pantalla.

No les voy a decir como usar sus redes sociales, sólo quiero recordarles algo: Mucho de eso que publican es para siempre.

Muchos de nosotros somos afortunados de vivir en esta época, no sólo por las posibilidades que la red nos ofrece, sino también por el mismo hecho de que el Internet y las redes sociales no estaban a nuestro alcance en épocas más tempranas de nuestra vida.

Es decir, que puedo estar seguro que las fotos que mis padres me tomaron de bebé no están a un clic de distancia de todos mis conocidos, que no estoy forzado a mantener amistad con todas las personas con las que interactuado en mi vida y que los peores momentos de mi juventud están principalmente en mi memoria y no en alguna publicación en Internet que cualquiera puede indagar y utilizarla para avergonzarme.

Pero ustedes no corren con esa suerte, ustedes poseen el privilegio de que, cualquier ocurrencia que tengan la pueden compartir con decenas de sus contactos en cuestión de segundos, y a menos de que ustedes personalmente eliminen dichas publicaciones, estas posiblemente se queden ahí por mucho tiempo... quizá para siempre.

Así que esa vez que fuiste insensible en relación a la muerte de una persona o un desastre, está ahí; esa vez que fuiste pasivo agresivo en relación a una persona que no quieres mencionar, sigue ahí; y esas publicaciones y fotos vergonzosas que pensaste que eran geniales en su momento, no están en un libro o álbum de fotos que sólo las personas cercanas a ti pueden acceder... están allá afuera, en una red social o blog esperando ridiculizarte en el momento que menos lo esperas.

Entonces, en vez de arrepentirte por decir o compartir por algo que quizá no debiste haber publicado, podrías considerar como esto te hará ver frente a tus familiares, tus hijos, tus compañeros de trabajo o la persona que más estimas en tu vida, y quizá... ¿no lo hagas?

El acceso a este tipo de espacio a Internet nos da la posibilidad de transmitir nuestros pensamientos, nuestras ideas y experiencias para la posteridad... no es una obligación que hagas buen uso de ellas, pero te agradecerás a ti mismo el darte cuenta que quizá no compartiste de más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...